Hace tiempo que quiero llevarlos a la increíble ciudad de Barcelona para mirar las vidrieras de Kettal, una fábrica de muebles de jardín que descubrí casualmente investigando por internet. Pero no son muebles de jardín a secas, no. Han hecho del diseño de alto nivel un leit motiv de su trabajo, colocándose también a la vanguardia en los materiales que utilizan. El resultado son muebles exquisitos, modernos y de una funcionalidad indiscutible. A mi criterio, son esos muebles que podrían cambiarle a uno la forma de vivir y experimentar los espacios exteriores, con un importante agregado de placer, tanto físico como estético.

Kettal define su objetivo como la creación de muebles atemporales, funcionales y expresivos, representando una cultura contemporánea y dando una respuesta a las nuevas necesidades de vida actuales, basados en una mezcla de creatividad, personalización, de innovación y de una moderna producción. Para la firma han colaborado muchos de los diseñadores internacionales más relevantes, como Patricia Urquiola, Rodolfo Dordoni, Hella Jongerlius, Marcel Wanders, Emilia Design Studio, entre otros.

Kettal desarrolla productos específicos para cada espacio y proyecto. Así, en sus talleres se crean mesas de comedor, mesas auxiliares y ratonas, sillas, reposeras, poltronas, sillones, mecedoras, sillones-hamaca, gazebos y parasoles, entre otros. Inspirados en distintos estilos, todo un universo de productos originales que no solamente vestirían cualquier jardín, terraza o parque, sino también, y por qué no, el living, el comedor o la sala de estar.

La empresa nació en 1964, de la mano de un catalán, Manuel Alorda, un poco por casualidad, ya que no había entonces en España una industria de muebles de exterior, jardín, camping o exteriores tan desarrollada como en otros países cuando, además, el clima era muchísimo más favorable y permisivo. Viendo la veta, comenzó en un pequeño almacén en Barcelona, haciendo él mismo desde los números hasta los repartos, según cuenta. Hoy son 670 personas trabajando. El 60% de la producción de Kettal se exporta a más de 60 países, con presencia en todos los continentes.

Fruto de la pasión por el arte y como base del diseño, Kettal creó la Fundación Alorda Derksen en Barcelona, un nuevo espacio de referencia internacional en arte contemporáneo. Los productos de Kettal son pensados y trabajados con la idea de durabilidad y sustentabilidad, para lo cual han certificado su calidad bajo la norma ISO 9001. Además, sus procesos productivos son cuidadosos ddel medio ambiente, ya que casi el 100% de las pinturas de los muebles Kettal son ecológicas y reciclables y las maderas utilizadas son protegidas bajo el certificado Perhutami.

Cuando descubrí esta casa, personalmente quedé maravillada por la belleza de sus diseños y por el equilibrio alcanzado entre diseño y practicidad. Los dejo con algunas fotos más para disfrutar e inspirarse.

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Kettal

¿Necesitas ideas para renovar los ambientes de tu casa? Solicita una Consulta de Asesoramiento a Domicilio por el Staff de Decoradoras de Decocasa completando el formulario online