A la hora de dar vida a un recibidor no es necesario contar con muchas cosas.  De hecho con tener un espacio para colgar, guardar y aporyar suele bastar.  Estos tres recibidores no son más que una muestra de esta concepción.

Un banco y un perchero de pared es todo lo que precisó este recibidor.  Una idea perfecta para espacios alargados y angostos.

De aires bastantes minimalistas, este recibidor respeta la premisa de los pocos elementos en un espacio alargado.

Y si quieres algo conm ás color y comididad…. pues agrégale un almohadón en un tono vibrante!

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Decoratrix