Quienes vivan en un monoambiente sabrán que la división en zonas públicas y privadas puede ser un verdadero problema.  Sin embargo a no desesperar que hoy les traemios una solución para este inconveniente.

En este departamento de un sólo ambiente la cuestión de los límites se ha resuelto fácilmente.  Todo lo que se hizo fue colocar maderas pintadas y algo rústicas sobre los pies de la cama.  De esta manera se logró una perfecta división entre el dormitorio y el living.

Otro detalle que nos encanta es que se aprovechó el mueble de la cama para colocar espacio de guardado.  Otro ejemplo de que el ingenio puede vencer  los obstáculos que poneen los espacio más pequeños!

Escrito por  Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Deco con Sailo