Si tienes problemas de espacio en el dormitorio de los niños, una buena forma de solucionarlo es recurriendo a las camas marineras.  Con estos muebles podrás ahorrar bastante lugar ya que dos camas ocupan la superficie de una sola.

Una cama maerinera contra una pared es una buena idea cuando se trata de ahorrar espacio.  Si quieres destacar esa pared sólo tienes que colocarle un papel mural diferente de manera tal que se convierta en el muro principal del dormitorio.

Otra alternativa es colocar las camas por separado, es decir que no sean parte del mismo mueble sino que sean colgadas en la pared individualmente.  Para otorgar mayor comodidad puedes colocar una  luz  independiente en cada cama.

¿Y qué te parece esta idea en la que los tamaños de las camas varían?

Por último unas “camas empotradas”.  Lo más interesante de esta opción es que si se colocara  una cortina en cada cama es posible otorgar privacidad a cada uno de los ocupantes.

Escrito por Andrea Kornisuza de Decocasa

Imágenes vía: Aires de decoración