El estilo idustrial es una buena alternativa para quienes buscan un espacio algo vanguardista en el que  se reutilicen ideas de la época de la fábrica.  Aunque parezca un poco extraño, este estilo es perfectamente aplicable a las cocinas.  Veámos algunos ejemplos.

Si quieres una cocina a medio camino entre el estilo industrial y el contemporáneo, esta propuesta puede que te agrade.  Se trata de una cocina de muebles actuales hechos de madera en blanco y negro.  El estilo industrial se ha dejado para los detalles tales como las terminaciones de metal o las lámparas fabriles.

Otra alternativa semejante a la cocina anterior sólo que perfecta para una cocina pequeña.  Gracias al uso del blanco, esta cocina es útil para escasas dimensiones.  La utilización de la barra como mesa también apunta en la dirección del aprovechamiento espacial.  Por su parte la elección de los azulejos y las luminarias dotan al espacio de aire industrial.

Por último una cocina que mezcla el estilo industrial y el rústico.  Madera desgastada, metal y artefactos de iluminación de la vía pública crean un ambiente encantador donde se respira una atmósfera fabril.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Decora hoy