El cuero es un material muy noble, durable y estético para revestir muebles. Pero para lucirlo lindo y prolijo por más tiempo, requiere una serie de cuidados especiales, incluso más que otros tapizados textiles. Liliana Mestanza, una especialista del design team de la casa de muebles argentina Fontenla, nos acercó unos tips fáciles de seguir para mantener nuestros muebles de cuero en óptimo estado.

Procuren que los muebles de este material no estén expuestos directamente al sol ni a fuentes de calor, ya que este tipo de piel pierde humedad con las altas temperaturas y tiende a resecarse y con ello, se aja y se decolora.

Para la limpieza habitual, se debe utilizar un paño húmedo muy suave, preferentemente de microfibras. Si los cueros son de colores claros, es indispensable que paños sean blancos. Descarten la aspiradora y los cepillos con cerdas duras, ya que pueden rayar el cuero. Tampoco usen aceites, productos con solventes o amoníacos, porque dañan el material de manera irreversible.

Hay cueros que no resisten las sustancias limpiadoras, especialmente los que no tienen acabado o los que no tienen pigmentación. Si los suyos son de este tipo, pueden aplicarles una crema protectora de muebles de cuero, que es una película invisible que dura algunos meses y lo protege muy bien.

Si se vuelca líquido sobre la superficie, limpien de inmediato con una toalla seca. En caso de manchas profundas y resistentes se puede utilizar una mezcla jabonosa de agua con champú, frotando ligeramente todo el mueble con un paño humedecido muy escurrido. El frotado debe ser suave, procurando que no queden manchas por cambio de color en el cuero.

Como toda piel, el cuero requiere humectación. Por ello es necesario aplicarle cada mes un poco de la crema humectante (¡si, la que usan las mujeres para la cara o el cuerpo!), en caso de que el cuero se encuentre muy seco. En otras ocasiones se puede aplicar una cera neutral. No mezclen los dos productos al mismo tiempo. Usen una vez la crema y otra la cera.

En cuanto a rayas y manchas leves, algunas pueden quitarse con gomas de borrar limpias. Si son grandes o profundas, es preferible acudir a un restaurador que pintará con óleo o esmalte los intersticios. También se puede conservar las ajaduras en los muebles, ya que le dan un aspecto antiguo y rústico que a muchos les gusta. Si el cuero se despelleja un poquito, se pega con cola, se le da color y se termina con una capa de cera para emparejarlo.

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Todo en un click, Arquitectura y Decoración, Mueble Perú, Mujer Activa vía Decora Ilumina

¿Necesitas ideas para renovar los ambientes de tu casa? Solicita una Consulta de Asesoramiento a Domicilio por el Staff de Decoradoras de Decocasa completando el formulario online.