Amarillo, color llamativo por donde se lo mire, es cálido, alegre y vivaz. Pero a la hora de usarlo en casa, muchas veces caemos en algunos lugares comunes. O va en la pintura de la pared, o, para los más conservadores, en accesorios pequeños (como un almohadón) dentro de habitaciones clásicas. ¡Hoy podemos animarnos a innovar y usarlo en los muebles! Las propuestas en mobiliario en este color son cada vez más interesantes. Y no tiene por qué ser un conjunto, un solo mueble basta para destacar. El resultado: realza los demás colores y muebles de la habitación. ¡Miren!

El amarillo complementa exquisitamente los colores como el negro y los azules (desde los tonos pálidos hasta los más cercanos al verde como el turquesa o el petróleo). En sus variantes más suaves se inserta muy bien en la paleta de los tonos de la tierra, como los marrones, el visón y el terracota.

Sillas, sillones, banquitos, puffs, estanterías y cajoneras son algunos de los nuevos territorios que el amarillo ha ganado. Hay propuestas de estilo moderno y  también clásicos señoriales. Para jóvenes y para mayores. Y pueden vestir tanto un living como un dormitorio, una cocina, un baño, una galería o un jardín, dándole un cambio original y, sobre todo, alegre.

¡Sólo es cuestión de mirar, inspirarse y probar!

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Vintage and Chic, Dormitorios.Blogspot, Apartment Therapy

¿Necesitas ideas para renovar los ambientes de tu casa? Solicita una Consulta de Asesoramiento a Domicilio por el Staff de Decoradoras de Decocasa completando el formulario online