Los dormitorios de los más pequeños suelen ser un ir y venir constante de juguetes, ropa, libros de todos los tamaños y pinturitas de todos los colores. Para que cada cosa tenga su lugar optimizando el espacio disponible en la habitación es que hay múltiples opciones para que el guardado sea más abarcativo y fácil.

Para comenzar, obviamente, tenemos las estanterías. Que pueden ser de tipo modular admitiendo cajas y cajones, como en la imagen superior, o las regulables y montadas sobre la pared, dando la opción además a incorporar un escritorio, como vemos abajo.

Los baúles son una opción de gran tamaño, que podemos ubicar en cualquier lugar libre de la pared, o a los pies de la cama. Y es fácil encontrarlos decorados con motivos infantiles. ¡O hacerlos uno mismo al gusto de cada niño!

Si el dormitorio exige opciones más pequeñas, los cestos de tela con sostén flexible son una solución práctica y super divertida gracias a sus formas originales de animales, personajes de cartoons, etc.

Y para cuando se nos acaba la superficie del piso, podemos crear espacios de guardado en las paredes gracias a los colgadores de tela.

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Blog y Arquitectura, Mundo Recetas, Ikeando, Paperblog

¿Necesitas ideas para renovar los ambientes de tu casa? Solicita una Consulta de Asesoramiento a Domicilio por el Staff de Decoradoras de Decocasa completando el formulario online.