En la búsqueda de nuevas expresiones para los ambientes, encontramos una nueva síntesis entre modernidad y colorido: el píxel. Sí, la unidad más pequeña de una imagen digital hoy es tomada por diseñadores, ambientadores, fabricantes y estudios para hacer de ella un mundo de formas nuevas y espíritu más colorido.

Metáfora de lo actual, sinónimo de la tecnología aplicada a lo visual, el píxel se ha integrado a la decoración y ya lo encontramos en revestimientos, almohadones, sillas y hasta camas. Si te animás a la explosión de colores, un detalle protagonizado por estos puntitos y cuadrados pixelados pueden hacer de tu espacio un lugar memorable.

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Cristian Zuzunaga, Aninarquina, Roset Lignet