Esta nota es perfecta para los amantes del vino.  Se trata de utilizar barriles para decorar, armar muebles u objetos que indudablemente no pasarán desapercibidos.

Las mesas bajas, son un clásico de los barriles de vino.  Eso sí no sólo es posible cortar el barril por la mitad a lo alto, también puedes hacerlo a lo largo y ayudarte con una tabla.

 

Otra buena opción: armar un espejo utilizando parte del barril como marco.

 

Un barril de vino presenta un costado decididamente rústico, una excelente característica de la que aprovecharse cuando lo que se busca es dar vida a un macetero.

 

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Estilo y deco