Las estanterías abiertas se configuran como una alternativa perfecta para dotar de mayor espacio de guardado a la cocina.  Muchas veces este recurso es el más sencillo y económico de llevar a cabo en estos ambientes o en cualquier otro.  Veámos algunos ejemplos.

Los clásicos estantes de madera se pueden ver favorecidos por la utilización de un barral inferior para colgar tazas, una ampliación que casi no ocupa lugar y habilita un generoso espacio de guardado.

Si tienes una esquina, no olvides que los estantes adecuados pueden ayudarte a sacar más partido de este tipo de rincones.

Si lo deseas, puedes utilizar tus estantes de una forma meramente decorativa…

Por último, una alternativa que requiere de un poco más de trabajo: estantes empotrados, una idea que maximiza el espacio de guardado sin duda alguna.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Estilo y deco