El blanco, la cocina y el estilo moderno conforman un trío que se lleva de maravillas.  Si no nos crees, no tienes más que observar estos ejemplos….

Esta cocina es blanca por donde se la mire.  De hecho, los únicos detalles de color son los frascos y sus contenidos.  Es justamente por esto que es una propuesta perfecta para espacios reducidos.

Cuando se tiene una disposición alargada, lo mejor es crear una cocina con elementos enfrentados.  Las líneas rectas y el color blanco ayudan a agrandar el espacio.   Por su parte la pared amarilla es una buena colaboradora en materia de iluminación.

Una cocina americana blanca hiper moderna que se funde con el comedor.  Gracias  a la mesa de material construida junto a la pared se ha podido extender el espacio de trabajo.  Los tubos bajo las alacenas son perfectos para iluminar la zona de preparación de los alimentos.  Por su parte, las banquetas son las encargadas de otorgar la nota de color.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Ideas Casas