Azul… Color que remite al mar y al cielo, que inspira frescura, pureza y relax. Aún en sus variantes más vivas, los expertos señalan sus virtudes calmantes y su virtud para hacer que los ambientes parezcan más espaciosos. En feng shui, expresa tranquilidad de espíritu y en casa, asociado al agua que cae, favorecerá el desarrollo de un pensamiento más positivo. Mirá todo lo que podés hacer con el azul.

Se usa muchísimo en dormitorios por sus cualidades tranquilizadoras y serenas. Invita al sueño y al descanso. En la foto superior es posible ver cómo se luce en un tapiz, una pared, o simplemente la ropa de cama.

El azul combina de manera exquisita los tonos amarillos, amarronados, naranjados y terrosos. En este comedor, el azul juega con esos tonos, presentes en los muebles de madera y la tapicería. Cuanto más oscuro el azul, más combina con tonos ladrillo, rojos y rosados. Un azul muy claro podrá destacarse con cortinas más oscuras, y a la inversa, como se ve abajo, en la foto de accesorios de un living.

El azul también es un protagonista indiscutido en los baños, reinos del agua, invitando a la relajación cómoda, al placer confiado y sereno que inspira este tono mágico y lleno de significados.

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Absolutely Beautiful Things, Mujer Activa vía DecoraIlumina, Decorando Mejor