Los jardines verticales o cuadros vegetales son una opción ideal para poder tener el propio espacio verde en espacios reducidos y sin exteriores. Tomados del concepto de jardín vertical que se realiza en grandes muros y azoteas, hoy podés contar con módulos o maceteros pequeños especialmente diseñados en un soporte para pared.

Como una pintura, pero con naturaleza viva y real, es posible albergar en ellos una gran variedad de plantas, en especial las cactáceas, los helechos, los musgos y hasta hierbas aromáticas, permitiendo crear un verdadero espacio verde en cualquier lugar.

Con esta idea, la naturaleza está siempre cerca y en contacto diario. Un respiro en la ciudad, un momento de relax, aire puro y una pared verde viva e intensa.

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Flora Grubb Gardens, FlowerBox