La suavidad de los tonos pasteles puede ser una muy buena alternativa para decorar un living.  Debido a que esta suavidad se relaciona con sensaciones como la calma y la tranquilidad es que estos colores son una muy excelente elección para este ambiente del hogar.

Este primer living mezcla el estilo nórdico con detalles retro como las sillas.  Se trata de un espacio  donde domina el blanco por lo que las notas de color pastel llaman fácil y poderosamente la atención agregando un toque de dinamismo al lugar.

Este otro living está repleto de tonalidades pasteles.  De hecho se trata de una combinación de varios de estos tonos en clave contrastante que son capaces de dar  lugar a un espacio colorido que no satura ni genera  oscuridad.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Decoratrix y Decoración In