El ladrillo a la vista como revestimiento de interior es un recurso cada vez más utilizado, ya sea colocando ladrillos o quitando el revestimiento de la pared para dejar a la vista la estructura de ladrillo original. Genera paredes de alto impacto, con encanto y personalidad. Y al mismo tiempo, requiere menos cuidado y mantenimiento que una pared pintada o empapelada.

Con este recurso, podés crear espacios rústicos y también modernos, con una calidez muy especial. Vale tanto para departamentos como para casas. Y ni hablar de las casas de campo, quintas o country-clubs.

Como se ve en las fotos, se puede hacer la pared entera pero también dejar sólo una parte. Para evitar descamaciones en el ladrillo, conviene impermeabilizarlos o barnizarlos. También es posible darles color con pintura látex para interiores directamente en ladrillo, sin revocar.


Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Design Sponge, House of Turquoise, Blog de Imágenes, San Telmo in Style, Casa Original, Pinto Mi Casa