Los mosaicos antiguos, de la época de la abuela, son apuestas ideales para vestir nuestros pisos.  Aunque muchos los asocian con espacios retro, esto no tiene porqué ser así.

Una cocina de aires actuales e incluso modernos como esta puede llevarse perfectamente bien con unos mosaicos retro.  De hecho, esta elección genera un contraste balanceado en el ambiente por lo que se respira una atmósfera de equilibrio.

Otra alternativa  es utilizar este tipo de piso en un ambiente vintage.  En este caso se trata de un baño donde los muebles antiguos, los detalles recargados y el piso de mosaico crean un espacio con cierto aire femenino.

Un patio o una galería son sitios clásicos para este tipo de mosaicos.  La gran variedad  de colores y formas que pueden ofrecer  estas baldosas las convierten en una apuesta segura para decorar  espacios relacionados con el color de las plantas y la alegría del sol.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Chic decó