Si bien la madera no es el material más usual cuando se trata de mesadas, es una buena forma de vestir esta parte de nuestro hogar. Tratada de la manera correcta, la madera puede oficiar de mesada sin problema alguno.  Veamos algunos ejemplos de esto.

Una de las mejores propiedades de la madera, aparte de su durabilidad y nobleza, es su versatilidad.  Así este material puede adaptarse a infinidad de estilos, entre ellos el moderno.

El estilo rústico es uno de los más asociados a la madera.  Esta cocina está bien conciente de ello por lo que mezcla una madera con desniveles junto con ladrillos a la vista y tonos cálidos.

 Por último, una propuesta muy interesante: una mesada formada por pequeñas franjas de madera de diferentes marrones.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Digs Digs