google_ad_client = "ca-pub-3080235306971900"; google_ad_slot = "7384272220"; google_ad_width = 728; google_ad_height = 15;

  • BLANCO

El blanco es la suma de todos los colores: refleja todo y nada esconde. Simboliza la pureza y la iluminación. En ciertos casos puede generar una sensación de vacío y frialdad. Atrae el Chi positivo y genera buen Feng Shui. Transmite energías curativas aunque debe ser combinado con otros colores.

SI: Cuartos de baño y dormitorios. También estudios y lugares de trabajo, especialmente si  se trata de proyectar y dibujar.
NO: Climas muy fríos (recuerda a la nieve) y  habitaciones de niños pequeños (el blanco exige un comportamiento muy cuidadoso).

  • GRIS

Simboliza la Calma, la  Sinceridad, la Tradición
Los grises son colores denominados “neutros”, son muy descansados para la vista.

SI: oficinas y estudios
NO: dormitorios de niños, salas de estar, cocinas

  • VERDE

Simboliza la paz, el sosiego y la salud. Es el color de la vida vegetal y de la primavera evoca crecimiento, expansión, tranquilidad y rejuvenecimiento. Es muy sedante para la vista, aunque no posee el efecto relajante del azul. Elimina las tensiones, la ansiedad y el estrés, propicia el descanso y el buen sueño.

SI: Si hay buena luz  natural en dormitorios, salas de estar, baños, habitaciones de niños pequeños y lugares donde haya que generar ideas nuevas y creativas.
NO: Lugares oscuros, habitaciones de adolescentes (por algo la vestimenta de Peter Pan, el niño que nunca crece, es verde).

  • VIOLETA

Simboliza la inspiración, el misticismo, las utopías. Es el color de los grandes ideales y el que nos conecta con lo espiritual.  Es un color raro en la naturaleza y difícil de lograr, es el color más difícil de distinguir. Expresa exclusividad y autoridad.

SI: oficinas de personal jerárquico, habitaciones de adolescentes.
NO: salas de estar, comedores, play-room.

.