La primera impresión sí que cuenta… y mucho!  Es justamente por esto que montar un buen recibidor en nuestro hogar es casi un imperativo.

Este recibidor cobró una segunda vida con ayuda de un poco de papel mural.  Este truco ayudó a sectorizar el espacio en este pasillo y delimitar bien el área de llegada.

Si tienes un espacio chico y no sabes cómo resolver el tema del colgado de las prendas al llegar, esta propuesta con caño puede ayudarte.  Esta alternativa es perfecta para hogares de aires minimalistas o escandinavos.

¿Y qué te parece este recibidor?  ¿No es una forma excelente de aprovechar un hueco?  Así,  en un pequeñísimo espacio puedes tener lugar para colgar, colocar zapatos, sombreros, paraguas y todo lo que necesites.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Delikatissen