Este sábado festejamos San Valentín y ¿qué mejor idea que hacerlo a través de algunos detalles decorativos como los que te presentamos a continuación?

Un cuadro blanco lleno de corazones.  Una idea súper romántica y sencilla ya que todo lo que necesitas es contar con un molde, unas tijeras, pegamento, papel rojo, papel blanco y ponerte a pegar tu diseño!

Otro elemento muy alusivo:  una corona llena de corazones.  Aquí se trató de un círculo sobre el que se pegaron todos los corazones!

Un pisapapeles lleno de amor y sencillez.  Para conseguirlo sólo se necesitó una roca y un poco de esmalte.

Escrito por Andrea Konriusza de Deccoasa

Imágenes vía: Facilísimo