Los espejos son mucho más que un objeto de tocador o la posibilidad de ver si nuestro atuendo nos queda bien. Hoy, son parte del mobiliario en sí mismo, un objeto capaz de aumentar la luminosidad de un ambiente y generar sensaciones de amplitud en una habitación, debido al reflejo de la pared opuesta. Pero también pueden ser un objeto decorativo maravilloso gracias a los marcos que los contienen.

Hoy es posible encontrar un espejo ideal para cada ambiente o rincón. Hay originales modelos de pared o de pie, con marcos de madera de inspiración barroca o rústicos, hasta propuestas más modernas, eclécticas y minimalistas con marcos de metal, vinilos, vidrio o venecitas. Estos son algunos exquisitos ejemplos.


Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: tiendaespejos