Compartir el dormitorio con un hermano puede ser una experiencia muy buena para nuestros hijos.  Para enmarcarla, nada mejor que una bella decoración!

En los dormitorios compartidos, una de las disposiciones más clásicas es la de las camas paralelas.  En este caso se utilizó el típico celeste y se lo contrastó con naranja para darle más energía al lugar.  Un detalle a tener presente: la iluminación personal con brazos, una gran forma de disminuir molestias en este aspecto.

Otra forma de ubicar las camas es en L.  Este dormitorio no sólo fue capaz de dejar más espacio de juego libre sino que además supo incorporar una buena cantidad de guardado en la zona inferior del cuarto, más precisamente bajo las camas.

 Por último, no podíamos dejar de mostrar una buena deco con literas.  Las camas “verticales” ayudan a maximizar el espacio libre.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Estilo y deco