Si hay un lugar del hogar en el que se puede usar y abusar del color, ese lugar es el cuarto de los niños.  Además del color, otra máxima que rige los dormitorios infantiles en este caso compartidos es el aprovechamiento del espacio.  Para poder hacerlo, una buena alternativa es pensar en delimitar claramente las diferentes zonas que deben estar presentes en una habitación de niños.  Nos referimos concretamente al área de descanso, la de estudio y la de juego.

Una  forma de conseguir esta división es pintando de un color diferente la pared sobre la que se apoyan los cabeceros de las camas, así se estará limitando claramente el área de descanso.  En esta misma dirección, los objetos también pueden ser tus aliados a la hora de poner límites, como por ejemplo una alfombra puede servir para demarcar el área de juego.

Otro punto a tener en cuenta al momento de armar habitaciones múltiples son los muebles.  Aquí debes reparar en las dimensiones del cuarto, y si cuentas con poco espacio, recurre a muebles capaces de ahorrar, como por ejemplo las literas.  Por último no olvides la importancia de contar con un buen espacio de guardado que puede estar formado por varios muebles o bien por un placard de grandes dimensiones.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Decora hoy

¿Quieres ser parte de una Comunidad Online de Decoración? Registrate en la Nueva Red Social DECOCASA ONLINE y podrás compartir fotos, artículos, música, enlaces, crear grupos y mucho más.