El azul es el color favorito de los occidentales.  Asociado a la frescura y a la pureza, este tono es capaz de inducir a la calma y la tranquilidad, dos razones más que suficientes para colaborar con la conciliación del sueño.

A la hora de combinar este tono es bueno no dejar de tener presente la existencia de una amplia variedad de azules. Así, los azules pálidos y turquesas se combinan bien con tonos de la gama de los amarillos, marrones, naranjas y colores tierra.  Por su lado el azul marino se lleva bien con los rojos ladrillo, los rosas vibrantes y los naranjas.



Al momento de pensar en las habitaciones o ambientes en los que reina el azul, hay que recordar que se trata de un color frío, por lo cual no es recomendable para habitaciones que no cuenten con  mucha luz. Este  tono resulta perfecto para los dormitorios dado que es capaz de dar vida a una atmósfera serena.  Otra habitación en la que puede quedar de maravillas es en el baño dado que se encuentra  asociado al agua.   Por otro lado es recomendable evitar el azul en la cocina y el comedor, dado que  a causa de su efecto sedante puede resultar negativo para el apetito.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía:  Decoora y Decoración interiores

¿Quieres ser parte de una Comunidad Online de Decoración? Registrate en la Nueva Red Social DECOCASA ONLINE y podrás compartir fotos, artículos, música, enlaces, crear grupos y mucho más.