Para que tu tarea diaria de lavar la ropa se vuelva algo más llevadero de realizar, te traemos dos propuestas en materia de lavaderos.

Este primer lavadero cuenta con una habitación totalmente para su uso.  Dotado de un gran ventanal, ofrece todo lo necesario: múltiple espacio de guardado, lugar para el lavarropas y el secarropas y espacio para colgar.  Algunos de los detalles que más nos gustan se relacionan con que la mayoría de las alacenas cunetan con puertas por lo cual si no eres una persona no muy ordenada estarás de parabienes.  Otro elemento que nos agrada es que dentro del mismo mueble se encuentran las alacenas, el espacio para los electrodomésticos y un lugar especialmente diseñado para colgar prendas que ya han sido planchadas o que requieren de especial cuidado.

Por su parte, este lavadero ha sido construído en un sótano.  Pintado de blanco y con detalles de color que se hallan en las puertas de los muebles, este lavadero cuenta con todo lo necesario.  En este caso lo que más nos gusta es el mueble que esconde la tabla de planchar y la atmósfera general del lugar en la que se respira naturaleza, orden y prolijidad.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Locos por la decoración