A la hora de decorar el dormitorio de un pequeño varoncito, los autos son una apuesta segura.  Tomando esta idea como premisa, te acercamos dos propuestas de habitaciones que hacen de los autos su emblema.

Este primer dormitorio presenta líneas bien sencillas y utiliza mayormente dos tonalidades: el celeste y el blanco.  La simpleza del lugar se convierte en el marco perfecto para colocar una cama – coche que se configura como el deleite de cualquier niño como así también resulta perfecto para colocar algunos destellos en tonalidades más fuertes como verdes y naranjas estridentes.

Este otro dormitorio utiliza la gama de los azules en todo su esplendor.  A diferencia de la propuesta anterior, este dormitorio incorpora  los autos en detalles tales como textiles, cuadros o alfombras.  Pero estos elementos no sólo generan un cuarto temático sino que también aportan color.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Pequeocio