La neutralidad cromática  se lleva bien con todos los estilos y estos comedores son una buena muestra de ello.

Los tonos neutros y el estilo escandinavo están hechos el uno para el otro.  La simpleza de ambos es un gran punto en común.

Aunque si buscas algo más sofisticado, el estilo vintage puede ser perfecto.  La buena noticia es que al elegir una paleta neutra podrás abusar de los detalles en materia de texturas y materiales!

Las más descontracturadas disfrutarán de esta propuesta que mezcla la simpleza y durabilidad de materiales como la madera con la sencillez de las tonalidades neutras.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Digs Digs