Hace tiempo ya que el cemento alisado viene pisando fuerte en materia de decoración.  Si bien en un principio estuvo asociado a ambientes modernos y futuristas, hoy este material puede ser utilizado en cualquier espacio del hogar acompañando casi cualquier estilo.

En líneas generales  cemento alisado es un hormigón armado de entre 3 y 5 cm de espesor, compuesto por un agregado grueso (blinder o piedra partida), un agregado fino (arena especial) y el ligante (cemento puro).

Entre sus mayores beneficios se pueden mencionar su  fácil limpieza. Además habilita  una amplia variedad de usos, diseños y formas. Por su impermeabilidad, es ideal para revestir baños y cocinas. Se puede utilizar combinando paredes y mesadas también en cemento alisado.

Escrito por Andrea Korniusza de DEcocasa

Fuente: Estilo ambientación