No sé por qué será que los espacios de guardado de una casa nunca resultan suficientes. Muchas veces sentimos que nos falta lugar o un buen ropero, placard o aparador, y resulta que algún pariente (¡o nosotros mismos!) tenemos alguno por ahí que no aprovechamos porque está roto, viejito o no nos gusta. Si mis palabras te resultan familiares, entonces estas ideas son para vos. Porque con muy poquito, se puede hacer en esos muebles una “cirugía mayor” por demás interesante.

Este mueble bien podría ser un pequeño ropero de dormitorio o un cristalero para living. Un mueble de estilo al que se le quitó el lustre viejo y se revitalizó mediante la técnica de lavado de madera para dejarlo al natural, sin pintar. El proceso es muy minucioso, pero viendo el resultado, vale la pena.

Arriba vemos el “antes y después” de un deteriorado armario de metal negro, que fue hecho a nuevo para un dormitorio infantil. Se lo pintó con colores vivos, especialmente en la cajonera, donde conviven múltiples estampas. ¿Irreconocible, no?

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa
Fuente imágenes: Viejos son los Trapos

¿Necesitas ideas para renovar los ambientes de tu casa? Solicita una Consulta de Asesoramiento a Domicilio por el Staff de Decoradoras de Decocasa completando el formulario online