Una buena forma de aprovechar un rincón es colocándo en él un banco de obra.  Puede que a primera vista esta decisión parezca compleja pero tomada en el momento justo puede ser la diferencia entre aprovechar un espacio o no.

Este es un excelente ejemplo de aprovechamiento de un rincón que hubiera quedado muerto de no haber sido por la colocación de un banco de obra acolchonado bajo la ventana.

 Una idea similar a la anterior sólo que en este caso se ahuecó el sitio bajo el banco para poder crear así una biblioteca que ayuda a dar vida al rincón de lectura perfecto.

 Un banco de obra rústico en un espacio donde el blanco manda.  Lo que más nos gusta de esta propuesta es que puedes abrir la tapa de madera del banco y guardar lo que se te ocurra en el interior!

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Guía para decorar