Los tonos neutros quedan bien en cualquier lugar y son capaces de seguir todo tipo de estilos.  Un buen ejemplo de estas premisas son estos comedores.  Pasen y vean!

Empecemos por una propuesta elegante, señorial y contemporánea.  Un comedor en tonos blancos, grises y negros donde las líneas definidas y los estampados curvos están a la orden del día.

Una propuesta con cierto aire vintage que mezcla el gris y el tostado para lograr un ambiente súper luminoso donde los detalles sofisticados son los encargados de otorgar un toque diferente.

Para terminar una opción conocida pero no por eso menos bella: un comedor escandinavo.  Este estilo se caracteriza por la utilización de tonos neutros y la creación de espacios despejados pero acogedores.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Digs Digs