Te invitamos a conocer una serie de recibidores dignos de ser tomados como fuente de inspiración.  Se trata de rincones que no sólo aportan un decidido toque rústico sino que además brindan un buen espacio de guardado.

Este recibidor montado sobre una sola pared resulta ser súper práctico.  Montones de perchas ubicadas en percheros largos ofrecen espacio de colgado como así también actúan de soporte para cestas de mimbre y espejos.

Si buscas una  atmósfera rústica, este recibidor construido sobre una pared de madera es una apuesta segura.  El mueble movible tiene una gran función dado que ofrece espacio de guardado abierto y cerrado al mismo tiempo que funciona como banco.

 Por último una propuesta que mezcla lo rústico con lo marinero y lo contemporáneo.  Se trata de un recibidor construido a partir de un mueble a medida que brinda numerosos compartimentos para guardar todo tipo de elementos.  Una gran forma de aprovechar una entrada algo angosta.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Decoralia