Los ladrillos a la vista son un elemento muy cálido para decorar.  Ellos pueden otorgar un detalle contrastante en un espacio moderno.  También son capaces de ayudar a construir una atmósfera bien rústica.   Además pueden ser utilizados en cualquier espacio del hogar.  Veámos algunos ejemplos de su versatilidad cuando se agrupan en muros.

La cocina campestre parece ser el sitio natural del ladrillo a la vista.  Sin embargo una cocina de aires nórdicos como esta también puede verse beneficiada por el uso de este material.  Esto se debe mayormente a la capacidad de transmitir calor de hogar de estos ladrillos.  Característca que se complementa muy bien con los fríos aires nórdicos.

foto-ladrillo-cocina

Cuando hablamos de paredes de ladrillo a la vista en el interior no hay porqué pensar en que sí o sí debe tratarse de la totalidad del muro.  De hecho puede bastar con sólo una pequeña porción que se quiera destacar…

foto-ladrillo-chimenea

Los ladrillos a la vista pueden ser pintados del color que más nos guste.  El blanco es una opción muy utilizada.

foto-ladrillo-dormitorio

Los espacios de trabajo también pueden verse favorecidos por la nobleza de este material.

foto-ladrillo-escritorio

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Idealista