El naranja es una tonalidad que aporta energía, calidez y luminosidad.  Estas características lo transforman en un color  ideal para dormitorios de diferentes estilos siempre y cuando no se elijan tonos muy estridentes que puedan poner en juego la calma de quienes descansan.

Este color se lleva muy bien con los estilos tradicionales e incluso coloniales.  En este cuarto se ha utilizado en todas las paredes.  Si bien es una alternativa que queda bien la recomendamos sólo para espacios medianos o grandes.

Aquí el naranja convive con el estilo vintage en un dormitorio amplio.  Una opción aconsejable sólo para amantes de lo antiguo.

Por último un dormitorio de aires modernos que mezcla naranjas y tonos neutros.  Esta propuesta es ideal para dormitorios pequeños ya que hace uso de líneas rectas, poca ornamentación y un gran toque de color!

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Mil ideas