Los ladrillos a la vista son un gran recurso para decorar paredes.  Usualmente asociados con el estilo rústico, estos ladrillos pueden ser usados en infinidad de maneras y formas decorativas.

Comencemos por uno de los mayores clásicos en esta materia.  Se trata del típico ladrillo a la vista de color trerracota con juntas en gris.  Súper prolijo y perfecto para un espacio estilo campo.

Otra opción es pintar tus ladrillos.  Puede ser del tono que quieras.  En este caso se escogió el blanco para otorgar más luminosidad al espacio.

¿Quién dijo que los ladrillos a la vista no pueden habitar un ambiente clásico y elegante?  De hecho, este rincón es una excelente muestra de que el estilo rústico y la sofisticación son altamente compatibles.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Guía para decorar