Tener la heladera sola un una esquina de la cocina es una alternativa válida.  Por otro lado,  el tenerla formando parte de un mueble es una opción de la que muchas veces nos olvidamos.

Esta cocina aprovechó un hueco en una pared para colocar la heladera.  Sobre ella, un par de estantes que albergan detalles decorativos.

El refrigerador o la heladera pueden formar parte de la cocina desde su misma concepción, tal como se hizo en este caso a través de los muebles empotrados.

Apostar al contraste al momento de integrar tu heladera a un mueble es una alternativa a tener presente.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Guía para decorar