Cuando hablamos de estilo nórdico suelen aparecer imágenes en blanco, negro y gris en nuestra cabeza.  Si bien esta es la opción más usual no es la única.  De hecho es posible personalizar el estilo nórdico a través del uso del color tal como se ha hecho en este comedor.

Si bien el blanco y la simpleza son infaltables cuando se trata de este tipo de decoración, la utilización de colores en detalles, objetos y muebles le otorgan una versatilidad y personalidad únicas a este comedor.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Cosas de Palmichula