Los tonos blanco y negro dan vida a una dupla indiscutible.  Este dúo dinámico es capaz de formar parte de cualquier espacio del hogar y los escritorios no son la excepción.  Veámos algunas propuestas.

Este primer escritorio es ideal para quienes tienen poco espacio.  Al ser casi totalmente blanco, con sólo algunos toques de negro,  este escritorio goza de una excelente calidad lumínica.   Un detalle que nos resulta interesante es el uso de la cuerda, un elemento que puede servir de ayudamemorias al mismo tiempo que decora.

La opción contraria es igual de válida.  En este caso se trata de un escritorio donde el negro (gracias a la utilización de pintura pizarra)  manda y la madera lo secunda.  Para decorar y personalizar: fotos, posters y recortes.

Por último un escritorio blanco y negro donde los destellos de colores están a la orden del día.  El uso de tablas de madera es una buena idea que cumple una doble función: decora y pone en orden.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Estilo y deco