Todas sabemos que el estilo shabby chic se caracteriza por la creación de espacios ultra femeninos donde conviven las flores, los tonos claros o pasteles, los muebles antiguos y ese aire de la campiña inglesa.  Sin embargo es posible reinterpretar todos este estilo de diferentes formas.  Basados en esta reinterpretación, te traemos dos vertientes de este estilo: la rústica y la más elegante.

Si te gustan los aires del campo, nada mejor que inclinarse por el shabby chic rústico.  Ladrillos ala vista, detalles femeninos, muebles decapados y flores son de la partida!

Aunque si buscas algo más “prolijo” quizá te agrade más esta propuesta en la que descatan los muebles “bien terminados” -incluso laqueados-, los tonos pastel, la buena iluminación y los detalles súper elegantes como las lámparas con caireles.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Decorando y renovando