Los espacios abuhardillados pueden ser excelentes para armar en ellos el dormitorio de los más pequeños.  En líneas generales se trata de lugares repletos de luz y algo aislados por lo que evitarán que el ruido que se realice en ellos llegue al resto del hogar de forma molesta.

Empecemos por una propuesta de aires nórdicos.  Techo abuhardillado y piso de madera sin tratar, paredes blancas, pocos ornamentos y detalles de mucho color son de la partida.

Si quieres darle un toque original y propio al techo abuhardillado del dormitorio de los niños, ¿qué te parece si escoges un lindo papel mural?

Por último, un dormitoiro infantil abuhardillado a puro blanco.  Una alternativa súper luminosa capaz de ampliar cualquier espacio.

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Decopeques