Las cortinas son un elemento de gran poder decorativo. También son una de las principales herramientas que tenemos para regular la luz del ambiente. Por eso, una cortina no es algo que se toma a la ligera. Deben estar en sintonía con el resto de la decoración pero también con el ambiente en el que van y el tipo de ventana.

La elección de una cortina puede estar inspirada en la luz queremos en la habitación. Por ejemplo para el living se suele optar por los colores claros que permiten que se vea más espacioso o colores suavizados por telas vaporosas y traslúcidas que dejan pasar la luz. En las cocinas valen los colores más cálidos pero que permitan el ingreso de la luz. Y en las habitaciones valen los tonos más oscuros si se quiere lograr una buena oscuridad para dormir.

Si tus muebles y accesorios tienen colores o estampados, las cortinas pueden ser lisas para combinar con todo. Otra opción es hacer jugar los revestimientos y poner, por ejemplo, cortinas en composé con almohadones.

Si tus ventanas son de tipo hojas, optá por las cortinas de riel o barrial, que pueden correrse y permiten abrir las ventanas cómodamente. En cambio, si tenés ventanas corredizas podés colocar rollers, romanas y estores.

Escrito por Laura Nadersohn de Decocasa

Fuente imágenes: Arquitectura, Colores en Casa

¿Necesitas ideas para renovar los ambientes de tu casa? Solicita una Consulta de Asesoramiento a Domicilio por el Staff de Decoradoras de Decocasa completando el formulario online