El amarillo es un color súper luminoso.  Este tono ofrece una amplia gamas de posibilidades que permiten otorgar detalles alegres y vibrantes u otros más calmos y delicados o modernos.  Veamos algunas formas de utilizar este color tan cálido y acogedor.

Un rincón donde el amarillo da la nota.  Este recibidor ofrece un entorno bien enérgico en el  que el amarillo se encuentra en los detalles más llamativos.

amarillo papel

A pesar de que el blanco y el amarillo son tonos cercanos, una gama fuerte de amarillo puede servir como un excelente contrapunto en un ambiente donde el blanco manda.

amarillo y blanco

Una propuesta para las más modernas:  un rincón donde el degradé en amarillo sobresale.

amarillo degrade

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Digs Digs